jueves, 28 de abril de 2011

EDITORIAL - ¡¡¡UES DESPIERTA!!! LA VACACIÓN TERMINÓ

Los gremios estudiantiles y demás movimientos dentro del centro de estudios están sobreviviendo como orquídeas. Viven de las utopías de otros.
Para trascender en la historia se deben  generar cambios. Existe una simple regla de vida que dicta: lo que no se renueva, se desfasa y muere. Una verdad que han pasado por alto los gremios estudiantiles de la Universidad de El Salvador (UES) y otros “movimientos sociales” que actualmente se niegan a entender que necesitan ejercer cambios estructurales de pensamiento y actitud.
En los últimos años, no es sorpresa para nadie que, con la llegada del mes de febrero, empiecen los días del protagonismo de las asociaciones estudiantiles de la UES, quienes esporádicamente logran llamar la atención al escudarse en estudiantes de bachillerato que aspiran  a ser el  nuevo ingreso del centro de estudios, tratando, de esa manera, retomar patrones y proyectos de vida del pasado; haciendo uso de actos desesperados fuera de tiempo no correspondientes al contexto salvadoreño del siglo XXI.
Los gremios estudiantiles y demás movimientos dentro del centro de estudios están sobreviviendo como orquídeas. Viven de las utopías de otros. Los ideales y objetivos del pasado de actores sociales como Alfonso Luna, Farabundo Martí, Mario Zapata y demás iconos de la historia revolucionaria del país,  se han convertido en la ambrosia de los estudiantes, quienes pretenden prevalecer por siempre pregonando los sueños y anhelos de sus antecesores de décadas.
¿Qué pensarían hoy Martí, Zapata y Luna, si vieran la situación de la que un día fue la Universidad heroica del exilio; de la UES del siglo XXI? Seguramente hablarían con prioridad y sencillez y actuarían como verdaderos estudiantes del alma mater,  exponiendo  que al pasar de los años, los contextos cambian, por lo que las utopías deben de hacerlo también, debido a que no existe una correspondencia directa entre el pasado y el presente.
Es importante destacar, que los mismos pregoneros de justicia y equidad de la Universidad de El Salvador, son los que han masificado los iconos y referentes revolucionarios de la Historia de El Salvador, al plagiar sus ideales y al no entender que la historia sirve para aprender y retomar, no para ser imitada, dando la pauta con sus acciones para que estos iconos pierdan su verdadero significado.
Va llegando la hora que la Universidad de El Salvador despierte de su cuento de hadas y se abra a la realidad y contexto en tiempo real. Es el momento que la UES despierte; su vacación terminó.
El Alma mater necesita nuevos perfiles, referentes de inspiración actuales. Estudiantes con nueva visión, quienes además de velar por los derechos de los estudiantes, sean ellos mismos estudiantes y no políticos-comerciantes dentro de un centro de estudios. Que prediquen una práctica Académica-Política; y no Política-Política como lo han hecho estos últimos años, escudándose de los intereses académicos de otros para obtener beneficios personales.
Las distintas prácticas de los últimos años, como tomas a la Universidad de El Salvador, lanzamiento de dirigentes universitarios que favorecen la ruptura de la autonomía universitaria, huelga de hambre y demás ruegos desesperados que no interesan a nadie, no son más que la muestra de la decadencia de visión y dirección de los movimientos estudiantiles.
Es tiempo de renovar visión, de reinventar la forma de ver a la Universidad como ente de cambio social, adaptarla a la actualidad y generar utopías propias. Solo de esta manera la UES saldrá de  las vacaciones mediocres y sin sentido en las que se introdujo sin darse cuenta y que la llevó a acomodarse dentro del teatro del sistema.

2 comentarios:

  1. Por ello, en el 2012, regreso a la UES.
    #HeDicho

    ResponderEliminar
  2. Hey, está interesante su proyecto. Solo por eso los voy a seguir.

    ResponderEliminar