jueves, 7 de abril de 2011

Un icono de Atlanta 1996


Sara Acosta
Redactor

Arely Franco es una Licenciada graduada de la Universidad de El Salvador, en las carreras de Periodismo y Relaciones Internacionales, respectivamente.
Actualmente trabaja como docente de Periodismo en el alma máter. Habla los idiomas de inglés y francés, entre otros.
Con este perfil esperaríamos leer que tiene alguna Maestría o un Doctorado, lo que no imaginamos es que la Lic. Arely Franco fue una representante salvadoreña de Atletismo en los juegos Olímpicos Atlanta 1996.
Franco inició la práctica deportiva enfocándose en el atletismo a los 12 años de edad, con el apoyo de su familia y más específicamente  el apoyo de su padre, Ricardo Franco. Quien era un deportista activo que se desempeñó en el área de ciclismo.
Sus cinco hermanas y un hermano menor también practican algún tipo de deporte, un espíritu deportista nacido en un seno familiar..
La formación como atleta la inició cuando estudiaba el tercer ciclo en el Centro Escolar General Francisco Morazán y posteriormente contando con un entrenador personal para una formación mucho más completa.
Los mil metros en la categoría infantil fueron las primeras experiencias para Arely, pasando por el salto largo y las carreras de velocidad de 100, 200 y 400 metros.
El pase que le permitiría viajar a los Estados Unidos para las Olimpiadas de Atlanta, lo consiguió a través de una marca que le dio el pase a ser seleccionada por la Comisión  Técnica de Atletismo en 1996 y además por la invitación girada por la Federación Internacional de Atletismo Amateur.

La experiencia vivida a nivel personal por viajar a esta competición fue muy satisfactoria porque le generó una gran expectativa el poder ser seleccionada y participar en uno de los juegos olímpicos tan importantes mundialmente.
Pero como todo buen fruto tiene un sacrificio, la Lic. Arely tenía que levantarse a las 4:00 de la mañana para poder salir de su casa diez minutos antes de las cinco a su entrenamiento, ir a estudiar, trabajar y luego un segundo entrenamiento.
Un diario vivir que se prolongó de lunes a sábado y el domingo no era día de descanso para disfrutar con la familia porque también hacía un entrenamiento por la mañana y como ella lo expresa era una disciplina impuesta por  la pasión y el gusto por el deporte.
Franco no solo estuvo en una competición a nivel olímpico, también destacó en los terceros juegos Centroamericanos en 1986 y viajó a torneos en países como Guatemala, México, Nicaragua, Colombia, Puerto  Rico y Venezuela.
Se retiró formalmente del atletismo en el año 2000 y en el 2002 comenzó a practicar el tenis como medio de entretenimiento, salud y diversión, gracias a que el lugar en donde trabaja existe una cancha de tenis que le permite practicarlo.
Arely Franco es un icono a nivel deportivo con que cuenta la Universidad de El Salvador y que orgullosamente representó a nuestro país en los juegos Olímpicos Atlanta 1996.
Sin lugar a duda es un claro ejemplo de sacrificio, voluntad y sobre todo disciplina cuando se quiere lograr, hacer o conseguir algo, un ejemplo digno de admirar y emular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada